Historias de nuestros colegios privados en el extranjero

Beneficios de una experiencia de aprendizaje las 24 horas

Asistir a un internado, vivir en el campus y ser parte de una comunidad diversa, intrínsecamente significa que los estudiantes tienen oportunidades de aprender en cada momento del día. Desde el momento en que se despiertan hasta el momento en que apagan las luces, los estudiantes de los internados están cautivando sus mentes. Se comunican con sus compañeros y maestros y aprenden nuevos conceptos en el aula. Se están convirtiendo en individuos completos a través de sus intereses extracurriculares y sus relaciones interpersonales. Para algunos, puede parecer que esta es una cantidad abrumadora de tareas para realizar en el día a día. En realidad, la oportunidad de participar en un aprendizaje continuo es una opción super emocionante y beneficiosa para los estudiantes de secundaria.

Mega Académica
Una experiencia de aprendizaje durante todo el día es aquella que permite a los estudiantes mantener sus cerebros encendidos y comprometidos, mientras que no necesariamente siempre participen en el aprendizaje en el salón de clases. Un privilegio importante del internado es que los estudiantes que están especialmente interesados en perseguir sus intereses académicos tienen acceso a las instalaciones y el apoyo que necesiten para sobresalir en sus materias de elección. Aprender y vivir en el mismo lugar significa que los estudiantes tienen la oportunidad de usar laboratorios de ciencias, salas de música y estudios de arte para proyectos adicionales fuera del horario de clases.

Otra ventaja de la experiencia de aprendizaje durante todo el día es que los estudiantes siempre tienen apoyo académico adicional cuando lo necesitan. Muchos maestros y asesores viven en el campus y pueden ayudar con la tarea o proporcionar tutoría extra o de “recuperación” después de la clase o los fines de semana. Los estudiantes también tienen la oportunidad de ser tutores de sus compañeros, lo que simbióticamente beneficia a todos los estudiantes involucrados. Los tutores pueden afinar los conceptos con los que ya están familiarizados, mientras que los alumnos aprenden de un compañero que puede enseñar los conceptos de una manera diferente.

Actividades extracurriculares
Los estudiantes que asisten a un internado y tienen la oportunidad de sumergirse en una comunidad residencial diversa pueden extender su aprendizaje mucho más allá del aula. Si bien existe un constante enriquecimiento académico, los estudiantes también aprenden de sus actividades extracurriculares, como clubes y deportes. Estas oportunidades de aprendizaje después de la escuela permiten a los estudiantes explorar nuevos intereses. Los estudiantes pueden involucrar partes de sus cerebros a las que quizás no lleguen durante el día, a través de la música o el atletismo. Ser parte de un equipo o un club enseña importantes habilidades sociales sobre colaboración, trabajo en equipo y liderazgo.

Idiomas
El aprendizaje se convierte en un denominador común para toda su vida. Los estudiantes del internado están constantemente aprendiendo sobre sus compañeros, ellos mismos y el amplio mundo que los rodea. Muchos de los estudiantes aquí en EF Academy aprenden casualmente un segundo, tercer o cuarto idioma solo al relacionarse con sus amigos que hablan diferentes idiomas. Para aquellos que están aprendiendo nuevos idiomas en el aula, siempre tienen la oportunidad de practicar sus habilidades de escuchar y hablar con nativos.

“Soft Skills” e independencia
Una experiencia de aprendizaje durante todo el día brinda a los estudiantes un espacio para desarrollar las famosas “soft skills” o habilidades blandas además de las materias académicas que estudian durante el día escolar. Estas técnicas son parte de un conjunto de habilidades importantes que usarán para el resto de sus vidas, como comunicarse con amigos y compañeros de cuarto. Los estudiantes aprenden a ser sensibles a las diferencias culturales y a navegar las barreras del idioma. También aprenden independencia mientras viven lejos de casa y descubren cómo lidiar con resolución de problemas, situaciones como compartir espacio, lavar la ropa y extrañar el hogar. Estas habilidades importantes para las personas y la independencia que conlleva vivir en una comunidad residencial estudiantil son rasgos invaluables para un futuro exitoso.

Estar en un entorno de aprendizaje las 24 horas, como un internado, puede ser abrumador a veces. Siempre está sucediendo algo y, a veces, no hay mucho tiempo para relajarse. Lo más importante de tener la oportunidad de aprender todo el tiempo es que es una excelente manera para que los estudiantes adapten su aprendizaje y su vida a sus propias necesidades. Debido a este entorno inmersivo, los estudiantes del internado encuentran rápidamente los métodos de aprendizaje que mejor funcionan para ellos. Fuera del aula, tienen la libertad de elegir cómo, cuándo y qué aprenden. No importa qué pasiones elijan perseguir, siempre tienen un excelente sistema de soporte. Sus compañeros, maestros y asesores están listos para ayudarlos a descubrir sus intereses y mantener fuerte su amor por el aprendizaje.

Comparte este artículo