Historias de nuestros colegios privados en el extranjero

Mi año en Oxford: un resumen

Mi primer año en EF Academy Oxford ha terminado y esa noción me genera sentimientos encontrados. Vivir en el extranjero definitivamente me hizo más independiente. Ahora sé cómo lavar mi propia ropa, soy excelente para hacer fideos instantáneos y (en su mayoría) hago las citas de mi propio médico ahora. Me encontré saliendo de la escuela con un conocimiento que nunca hubiera obtenido si me hubiera quedado en casa. También me fui con invitaciones abiertas para visitar amigos de todo el mundo, lo que me parece increíble.

Cuando llegué a Oxford en septiembre pasado, estaba nerviosa. No conocía a nadie y era muy consciente de mi inglés. Sin embargo, solo unos minutos después de despedirme de mis padres, me presentaron a dos indonesias y por la noche éramos un gran grupo sentados afuera, comiendo pizza y conociéndonos. Es extraño recordar y darse cuenta de cómo conocí a casi todos mis amigos más cercanos ese primer día. Después de dos semanas, ya nos habíamos hecho buenos amigos y para diciembre era difícil no poder tenerlos disponibles durante todo el día.

Todos dicen que en un Boarding School todos se convierten en tu familia. Al principio, esto me pareció extraño, pero después de ver cómo actuamos como una familia multicultural improvisada, lo entiendo. Tenemos una dinámica familiar donde nos cuidamos unos a otros, y de eso se trata la familia. Un par de semanas antes de que todos nos fuéramos, entré en la habitación de mi amiga y me encontré diciéndole que necesitaba limpiar su habitación antes de ir a cenar. Una vez mi amigo me regañó por comer chocolate antes de la cena. Si alguien alguna vez sintió nostalgia, nos apoyamos mutuamente. No es como una familia tradicional, pero después de vivir juntos durante la mayor parte del año, se convirtió en algo más que amistad.

Ha sido un año lleno de experiencias e impresiones. Al venir de una ciudad donde no sucedía mucho, definitivamente fue un cambio vivir lejos de casa con personas de todo el mundo. Hay tanta variedad de idiomas, creencias y personalidades y es difícil no aprender algo nuevo cada día. Es un proceso de aprendizaje constante. Creo que todos nos fuimos con nuevos conocimientos que nos dejaron más abiertos que cuando llegamos.

Escrito por Marie Gasso Rimolsronning de Noruega, estudiante de EF Academy Oxford.

Conoce más acerca de nuestros programas Aquí

Comparte este artículo