Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Cómo no hacer el ridículo en el metro de Londres

Cómo no hacer el ridículo en el metro de Londres

Puede que parezca que en el metro de Londres no existan los modales ni la amabilidad, pero aquellos que se adentran en esta jungla subterránea están unidos por unas cuantas reglas inquebrantables. Sin ellas, este frágil ecosistema de viajeros hambrientos, estresados y somnolientos se rompería a pedazos. He recopilado una lista con ocho de los mejores consejos para ayudarte a navegar por el metro más antiguo del mundo sin hacer el ridículo (y convertirte en un auténtico londinense en el proceso).

1. Investiga

¡El metro es ENOOOORME! Casi cinco millones de pasajeros utilizan diariamente sus 11 líneas y 270 paradas, por lo que es importante que planifiques el viaje con anticipación para no agobiarte cuando llegues a tu primera estación de metro. Estudia las líneas multicolores, infórmate sobre cuáles son las rutas más rápidas y asegúrate de descargar la aplicación Citymapper, que tiene todas las respuestas a tus consultas sobre transporte.

2. Ten tu boleto/Oyster Card preparado

Prepárate, porque te mirarán de reojo sin contemplaciones si retrasas la cola cuando estés en el torniquete de acceso. Asegúrate de que tienes a mano tu boleto, tu tarjeta sin contacto o tu Oyster card para pasar rápido por el torno. También debes comprobar si tu boleto es válido y si tienes suficiente crédito; no te gustaría tener que pasar entre la gente a empujones para ir a comprar otro.

3. Sigue las reglas de las escaleras eléctricas

Nada molesta tanto a la gente en el metro como los viajeros que se ponen en la parte izquierda de las escaleras mecánicas: el lado derecho es para los que van parados y el izquierdo es para los que van con prisa. No te sorprendas si alguien te dice —muy claramente— que te apartes del camino si te paras en el lado izquierdo.

4. Deja que los pasajeros bajen antes de subir

Respeta el ecosistema, ¡es frágil! Nunca intentes abrirte camino a empujones entre los pasajeros que todavía intentan salir del metro. Tienen prioridad sobre ti y es importante que tengan suficiente espacio para hacer el recorrido hacia la puerta. Cuando todo el mundo haya salido, puedes subir al metro, y no te quedes donde las puertas, ponte en otra parte del vagón. Cuando te vayas, sigue caminando hasta que hayas pasado a la multitud; los que más atascos provocan son los pasajeros que se quedan parados para mirar su teléfono o buscar algo en su mochila.

5. Deja tu asiento a los ancianos y embarazadas

Los asientos del metro son como el oro, si tienes la suerte de conseguir uno, ¡aprécialo! Sin embargo, la cortesía fundamental es que cedas tu asiento —sobre todo si es un asiento preferente— a los ancianos y a las embarazadas. Transport for London (TfL) creó las chapas Baby on Board (Bebé a bordo) para ayudar a las futuras mamás que viajan en metro, y para evitar a todos las conversaciones incómodas.

6. Guárdatelo para ti

Londres es una burbujeante mezcla de culturas que acoge a todo el mundo, pero sus habitantes se transforman cuando descienden al subsuelo. Se acaban las contemplaciones y todos tienen un solo objetivo; ir del punto A al punto B con las menores complicaciones posibles. Nadie está ahí para hacer amigos o charlar con otros pasajeros.

7. Respeta el espacio personal

El espacio personal es un bien escaso en el metro, especialmente en las horas pico, y hay unas cuantas reglas de transporte que debes observar cuando viajas aplastado contra otros pasajeros. Para empezar, no intentes leer los mensajes de la gente (a no ser que sean interesantes, ¡por supuesto!), nunca lleves al metro comida desagradable y/o olorosa (da igual lo deliciosa que sea), y no seas la persona que pone música a todo volumen (aunque sea un súper hit).

8. Espera a que se abran las puertas antes de moverte

En un metro abarrotado, puede que te preocupe poder llegar a la puerta cuando sea tu parada. Sin embargo, es mejor que no te pongas a maniobrar para llegar a la puerta si el tren está todavía en movimiento. Espera a que el metro llegue a tu parada. Lo más probable es que no seas la única persona que se quiera bajar ahí.

 

Explora Londres y conviértete en un experto en el metroAprende Más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes