Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Así es como se celebra Navidad en el hemisferio sur

Así es como se celebra Navidad en el hemisferio sur

Cuando piensas en Navidad seguramente lo primero que se te viene a la mente es el frío, chocolate caliente y cobijas. Resulta que no en todo el mundo es así, lejos de arroparse con chaquetas de invierno, cuando llega diciembre al hemisferio sur, es verano y todos visten shorts y camisetas. Sí, la celebración de la Navidad en el hemisferio sur es algo totalmente diferente, pero ¿qué puedes esperar? Para ayudarte a imaginar lo que se siente cambiar la nieve por el sol, y el ponche por camarones, hemos recopilado las mejores tradiciones navideñas por debajo del ecuador.

Australia

«Navidad donde crecen los árboles de caucho, no hay heladas y no hay nieve», dice una canción navideña australiana, ¡y vaya si es verdad! Si tienes la suerte de pasar las vacaciones en Australia, empaca suficiente protector solar y prepárate para tres placeres; marisco, ensaladas y deportes. Aunque es poco común comer platos calientes, no pasarás hambre. Los australianos suelen comer marisco, pescado, pavo frío y pierna de cerdo. Pavlova y, por supuesto, una copa de champán ultrafrío. Los jardines y las piscinas juegan un papel importante en Navidad, con niños en la piscina probando sus nuevos juguetes y toda la familia jugando cricket en el jardín. (Lo mismo pasa en las playas; las costas cercanas a las capitales, Brisbane, Sídney y Perth, se llenan de gente para celebrar la Navidad el 25 de diciembre). El día después de Navidad, los australianos salen en búsqueda de ofertas del Boxing Day, ven el Boxing Day Test (un partido de cricket entre Australia y otro equipo nacional), van al cine a ver algún estreno o simplemente se tumban en algún sitio para dormir y recuperarse de los excesos de Navidad.

Nueva Zelanda

Los kiwis, al igual que los australianos, tienen la suerte de celebrar la Navidad al aire libre. Los niños tienen unas largas vacaciones de verano durante las Navidades, así que las familias tienen tiempo para hacer senderismo, explorar cuevas en ciudades costeras, como Auckland, acampar y, por supuesto, ocupar los lugares favoritos del hemisferio sur: las playas. En cuanto a la comida y la ropa, no te olvides de tus jandals (chanclas) y de apartar la tarde del 25 de diciembre para un menú lleno de ensaladas y mariscos. Aunque decoran sus casas con pinos adornados, los neozelandeses tienen su propio árbol de Navidad, el Pōhutukawa, un árbol nativo del que florecen llamativas flores rojas.

Sudáfrica

La “cena” navideña es más bien un almuerzo, con empanadas de carne picada y pierna glaseada, o pavo, pato asado y carne a la braai (parrilla). Puede que también comas arroz amarillo con pasas, pastel helado y pudín de malva. Probablemente degustes estos manjares al aire libre, en un clima caluroso, en Ciudad del Cabo o en sus alrededores.

Sudamérica

Como en muchos lugares del mundo, los sudamericanos intercambian regalos, adornan árboles de Navidad y se reúnen con familiares y amigos. Además del árbol natural o artificial, suelen colocar un pesebre, y es común asistir Misa de Gallo a la media noche (se dice que el nombre hace referencia a un gallo que cacareó la noche de Navidad). Algunas empresas regalan a sus empleados una cesta de Navidad que contiene alimentos básicos, como arroz, azúcar, galletas y harina. Quizás la principal diferencia entre los países del hemisferio sur de habla inglesa y los de habla hispana es que los latinos hacen la cena de Navidad el 24 de diciembre y la celebración (y los regalos) se extiende hasta el Día de Reyes, el 6 de enero.

En Nochebuena, las familias y los amigos se reúnen a la mesa para cenar platillos europeos, como pavo y jamón, además de cosas locales. Los bolivianos comen picana (una sopa picante con pollo, ternera y maíz), y los venezolanos comen hallacas (masa de maíz rellena de carne, envuelta en hojas de plátano), pan de jamón (pan relleno con jamón y pasas), y dulce de lechoza (una delicia hecha con papaya y azúcar moreno). En todo el continente, también es habitual comer lechón, o un asado completo a la parrilla para toda la familia. En la ceia de Natal brasileña no pueden faltar las bolitas fritas de bacalhau (bacalao), la farofa (harina de yuca con tocino crujiente), las rabanadas (como las tostadas francesas, pero con azúcar y jarabe de vino de oporto con especias en vez de jarabe de arce); además de semillas y frutas tropicales.

Claro que la nieve, la escarcha y noche buenas forman una imagen pintoresca, pero no subestimes lo que puedes encontrar del otro lado del ecuador. En el hemisferio sur, la Navidad está repleta de diversión, aire libre, fusiones culinarias, sol y desenfado. Es algo que deberías experimentar alguna vez.

¿Quieres aprender un idioma del otro lado del ecuador?Explora nuestros destinos

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Cultura