Historias de nuestros colegios privados en el extranjero

Un cambio de paradigma: comenzar la universidad en 2020

No es necesario mirar muy lejos para darse cuenta de que las cosas han cambiado drásticamente para los estudiantes con destino a la universidad en todo el mundo desde los albores de la pandemia de COVID-19. Por lo tanto, parece natural que ocurra lo mismo con la promoción 2020 de EF Academy. ¿O no?

Para ver cuánto ha cambiado en los últimos meses, hablé con tres de mis ex compañeros de clase. Mi objetivo era conocer su opinión sobre cómo empezar la universidad durante estos tiempos interesantes en los que nos encontramos. Jannis (Alemania), Matisse (Estados Unidos) y Roberto (Italia) expresaron amablemente sus opiniones.

Roberto, que estudiará en la Universidad Católica del Sacro Cuore a partir de este otoño, dice “No lo siento tan real como debería. Esperaba conocer gente nueva, crear conexiones con las asignaturas y los profesores, adaptarme al entorno universitario, pero tengo que esperar al menos un semestre para eso”.

Como muchos otros graduados de preparatoria en todo el mundo, Roberto llevó consigo una genuina sensación de entusiasmo por ir a la universidad. Pero con los cambios provocados por la pandemia, esta alegría se transmitirá de otra manera. Su universidad, que cuenta con una de las poblaciones de estudiantes más grandes de Italia, ordenó a cada uno de sus departamentos académicos elegir cómo impartirán las clases este otoño. La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde Roberto estudiará Gestión de la Comunicación, “ha optado por impartir clases en línea durante el primer semestre”. Para garantizar la seguridad y la salud de sus estudiantes, numerosas universidades de todo el mundo han adoptado medidas similares.

Un viaje de 1.963 kilómetros desde Italia lo llevará a España, donde Matty estudiará Administración de Empresas y Gastronomía en la CEU Universidad Cardenal Herrera. En medio de la pandemia, Matty se siente “más preparada de lo que pensaba ” y la pandemia le ha dado “mucho tiempo extra para llegar a la escuela”. Vale la pena señalar que su perspectiva estoica muestra que es posible responder a los desafíos de manera positiva y no negativa. Y esta mentalidad es más importante ahora que nunca. La universidad de Matty impartirá clases en persona “a partir de octubre”. Está claro que la universidad es optimista de que la “curva” se “aplanará”. Con suerte, así será y los estudiantes de CEU Universidad Cardenal Herrera podrán continuar su educación de manera segura y efectiva.

Al otro lado del Atlántico, Jannis estudiará Finanzas en la Universidad de Nueva York. Para él, “comenzar la universidad en medio de la pandemia no es tan desafiante como anticipé, dado que las universidades han adoptado sus propias políticas y su entorno a un sistema de enseñanza principalmente en línea”. Él cree que “este tiempo en casa puede ser el último de tanto tiempo”, por lo que está “tratando de disfrutar de un tiempo de calidad con mi familia tanto como sea posible”. Como es el caso de muchas universidades en todo el mundo, NYU se “dividirá entre clases en línea, en persona” e híbridas. Sin embargo, según las observaciones de Jannis, “la mayoría de las clases se realizarán en línea”, lo que lo hace “sentir más cómodo como estudiante internacional”.

Cree que, si todo el mundo tiene “circunstancias similares” en términos de estudio, aprendizaje, etc. ” todos los estudiantes tendrán un campo de juego nivelado y serán bastante empáticos con las situaciones de los demás ”. La historia ha demostrado que cuando las personas enfrentan un problema común, tienen una tendencia a permanecer juntas, a simpatizar con unos a otros y tratar de encontrar soluciones. Tal ha sido el caso durante la pandemia y es muy alentador observarlo.

Escuchar a mis tres compañeros de clase deja en claro que, de una forma u otra, han tenido que adaptarse al nuevo entorno que marcó el comienzo de la pandemia. Y yo también puedo relacionarme con el proceso de adaptación. Al mismo tiempo, mi mente salta al 2017 cuando mis compañeros y yo encontramos un entorno de vida y aprendizaje novedoso. Para algunos, era la primera vez que estaban fuera de casa durante un período prolongado. Para la mayoría, requería adaptabilidad y una mentalidad de crecimiento. Para todos, creo, los resultados de su valentía y espíritu colaborativo no tienen precio. Es por eso que estoy convencido de que, como personas que han experimentado la vida en un internado y un sinnúmero de situaciones nuevas, estamos bien equipados para utilizar nuestro conocimiento, capacidad de recuperación y creatividad para superar los obstáculos de la vida, incluido el que enfrentamos hoy. Así que le animo a seguir adelante con optimismo incluso cuando sienta que ya no puede hacerlo. ¡Porque al final, solo te hará más fuerte!

Comparte este artículo