The World Leader in
International Education

Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

El invierno es mejor en estas 10 ciudades

El invierno tiene muy mala fama. Por supuesto, los días cálidos y soleados del verano son maravillosos; pero que durante el invierno los días sea más cortos, las noches más oscuras y las temperaturas más bajas no implica que los meses fríos no sean geniales, y tenemos 10 ciudades que lo demuestran.

Nueva York, Estados Unidos

Hay gente que sostiene que Nueva York mejora a medida que bajan las temperaturas: el espíritu festivo se muestra sin complejos, empieza el patinaje sobre hielo y la vista desde el edificio Empire State, que siempre es perfecta, es realmente mágica cuando la ciudad está cubierta de nieve. Además, es temporada baja en la Gran Manzana, de modo que hay pocos turistas durante los meses de invierno (salvo las semanas de Navidad) y no hay aglomeraciones en las aceras, tiendas y atracciones turísticas. Bueno, poca aglomeración para ser Nueva York.

Berlín, Alemania

Con innumerables bazares navideños repletos de puestos en los que venden humeantes tazones de Glühwein y otras delicias –como las casitas de jengibre–, y el aroma irresistible de las salchichas alemanas que llena el aire, la terapia invernal no puede sentar mejor. Pero incluso después de diciembre, la capital alemana es de lo mejor en invierno. Cuando se abre el cielo y empieza a nevar, el parque Tiergarten se transforma en un paraíso mágico y en Berlín se organizan peleas de bolas de nieve en los parques, amenizadas con música en directo y sesiones de DJ.

Londres, Reino Unido

Hay algo extraordinariamente británico en pasear por Hyde Park con el sonido de las pisadas sobre el césped escarchado y el vaho saliendo de la boca. Repleta de atracciones turísticas emblemáticas y tiendas de primera categoría, la ciudad de Londres es extraordinaria durante todo el año. Pero durante el invierno, la suave luz ámbar que sale de tenues y acogedoras cafeterías, pequeños pubs y tranquilos restaurantes inunda las calles. La gente, envuelta en gruesas bufandas, se apresura a entrar en locales minúsculos y encantadores que pasan desapercibidos hasta que empieza la estación.

Sídney, Australia

Si no puedes vivir sin el sol del verano y aborreces el invierno con convicción, no tienes por qué quedarte en el hemisferio norte cuando llega el invierno. Evita el frío dirigiéndote al otro lado del mundo para pasar unas vacaciones en Sídney, una ciudad que tiene una temperatura media de 27 grados centígrados. Podrás tomar el sol en la playa, aprender a hacer surf como un profesional o disfrutar de las vistas y de la vida nocturna local. ¿Lo mejor? No te hará falta el abrigo, ¡solo tienes que acordarte de llevar unas chanclas!

Chamonix, Francia

Para muchos, el invierno y el esquí se complementan como la mantequilla y la mermelada. Porque, seamos sinceros, lo mejor de la lluvia congelada que cae del cielo es deslizarte cuesta abajo por la ladera de una montaña cubierta de nieve, disfrutando de una buena compañía y la recompensa final de un tazón de chocolate caliente. El entorno es realmente impresionante: buena suerte intentando mantener tus ojos en las laderas con las magníficas vistas panorámicas de los Alpes Franceses, que incluyen las del imponente Mont Blanc. En Chamonix, querrás sacar fotos constantemente, incluso cuando tus pies ya estén sobre tierra firme.

Praga, República Checa

Mete tu abrigo en el equipaje, porque Praga no es precisamente famosa por su clima cálido durante los meses de invierno, pero sí que es famosa por su encanto y sus celebraciones. El espectacular paisaje urbano y la carismática arquitectura barroca de la Ciudad de las cien torres se eleva sobre el terreno helado, y en la ciudad se celebran innumerables festivales: los mercadillos navideños llenan las calles en diciembre, los cielos estallan en año nuevo con fuegos artificiales espectaculares y, durante febrero y marzo, los checos dicen adiós al invierno con el colorido carnaval bohemio de máscaras.

Reikiavik, Islandia

Para ir aquí tendrás que meter en el equipaje algo más que tu abrigo; hablo de guantes, las bufandas de lana que te tejió tu abuela y esos calcetines que juras en público que nunca te pondrías pero que amas en secreto porque son increíblemente calientitos. Y tu traje de baño. ¿Te sorprende? No, no es un error: una vez que te hayas abrigado bien y recorras los espectaculares paisajes volcánicos, géiseres activos y enormes glaciares de Islandia, querrás darte un baño en los baños termales naturales de la isla. Después podrás ver el mejor espectáculo de luz de la tierra: la aurora boreal.

La Habana, Cuba

Aunque en Europa que no te atreverás a darte un chapuzón en las aguas invernales, quedarse en bikini en la costa tropical del Caribe es un asunto totalmente diferente. Mezcla tus hábitos y explora la Habana de pintorescas calles adoquinadas repletas de coches clásicos vintage, come marisco fresco en playas bordeadas de palmeras, y pasa la noche bailando en un local de salsa. Después, cambia el esquí por el submarinismo en las costas cubanas, para explorar el colorido mundo submarino y los arrecifes coralinos que rodean el país. ¡Ah, glorioso invierno!

Dublín, Irlanda

Afrontémoslo, Irlanda nunca tendrá fama de ser un país de clima cálido y sol abrasador, pero el invierno no es rival para el irrompible y contagioso espíritu irlandés: en Dublín se contrarresta la temperatura glacial exterior juntándose con amigos en alguno de los muchos locales que abarrotan las calles, pubs o tabernas tranquilas donde se puede tomar una pinta y disfrutar de música en directo. Un irlandés canturreando, una guitarra y un grupo de gente amistosa pueden hacer desaparecer el frío del ambiente.

San Diego, Estados Unidos

Normalmente en Navidad no surfeas, te subes a un kayak o juegas golf, pero eso no quiere decir que no se pueda, y los que visitan San Diego están de acuerdo. Es más fácil encontrar un trozo de playa para ti cuando el resto del mundo está pasando frío en invierno o dirigiéndose a la montaña para pasar las típicas vacaciones de esquí. ¿Por qué preocuparse del invierno o pasarlo escondido bajo capas de ropa cuando puedes recostarte en el sol y relajarte sin pensar en nada más?

 

Imagen de neiljs , Flickr / Creative Commons

 

Aprende un Idioma con EFAprende Más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes