Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 razones por las que deberías pasar el verano en Malta

10 razones por las que deberías pasar el verano en Malta

Con 7000 años de historia y una temporada de verano de 8 meses, Malta es una isla paradisíaca, siempre soleada, en el medio del Mediterráneo. Aquí hay 10 razones por las que debes pasar el verano en Malta:

1. Ideal para ir a la playa

Al ser un archipiélago, Malta es un paraíso para los amantes de la playa. Nade en la playa de Golden Bay, vigilada por salvavidas, o elije los deportes acuáticos que se ofrecen en la bahía de Mellieha. Pasea por las arenas rojas de Ramla Bay y San Blas Bay, o desciende los cien pasos para descansar en Ghajn Tuffieha. Y, por supuesto, no olvides visitar la hermosa Laguna Azul de Comino, con un nombre que apenas hace justicia a sus aguas cristalinas de un matiz de otro mundo. Aquí está nuestra guía completa de las mejores playas de la isla.

2. Festival de Isla

Si te gusta comer y celebrar, Malta es para ti. Con gente local que realmente sabe cómo lanzar un buen festival en nombre de algunas de las golosinas más deliciosas de la vida, encontrará uno dedicado a la cerveza, el vino, los cítricos, las fresas, el pan, el chocolate, los higos y las aceitunas.

3. La maravillosa Valletta

Barroco y contemporáneo al mismo tiempo, la capital de Malta es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que es imposible de ignorar. Llena de balcones llenos de color, calles sinuosas y la Catedral de San Juan ricamente decorada, con una pintura de Caravaggio, Valletta es también un recordatorio fascinante del daño que sufrió Malta durante la Segunda Guerra Mundial: alberga una colección de refugios subterráneos, capillas y túneles, algunos de los cuales pueden ser visitados.

4. Camina hacia Birgu

Birgu es la más antigua de las Tres Ciudades fortificadas de Malta, junto a las ciudades hermanas Senglea y Cospicua, un trío que, si sus muros pudieran hablar, contarían historia tras historia de Malta. Esta pequeña ciudad medieval ofrece magníficas vistas de las aguas de La Valeta y está repleta de fortalezas, iglesias y museos, incluido el Palacio del Inquisidor, uno de los últimos en sobrevivir en Europa. Pasee por sus plazas, disfrute de un café frente al mar y busque tesoros en el mercadillo del domingo por la mañana en Fuq Il-Fortini.

5. Únete a la fiesta

Con meses pico entre abril y septiembre, durante la temporada de fiestas, las ciudades locales celebran a sus santos patronos, ¡y lo hacen bien! Estos eventos son un mar de fiestas callejeras, fiestas, vendedores ambulantes, fuegos artificiales, música e iglesias adornadas con sus mejores decoraciones. Por supuesto, también hay comida para la temporada de fiestas.

6. Toma un viaje de un día a Gozo

Con un ambiente más tranquilo y pintoresco esta isla, a solo 20 minutos en ferry de Malta, invita a los visitantes a pasar el día deambulando, probando productos locales y saboreando múltiples cafés con vistas encantadoras. Mientras deambula, no te olvides de buscar playas escondidas que esperan a lo largo de la espectacular costa y las tranquilas colinas verdes.

7. Aprender a bucear

¿Quieres aprender a bucear? Como uno de los mejores sitios de buceo de Europa, Malta cuenta con escuelas de buceo acreditadas por PADI que esperan para enseñarte las cuerdas. Los buzos principiantes y expertos son atendidos, con más de 100 sitios de buceo en Malta, muchos de los cuales están cerca de la costa y se pueden alcanzar sin la ayuda de un barco. ¿Qué vas a ver? Piensa en formaciones rocosas que caen y se arquean hacia arriba, revelando hoyos, cavernas y chimeneas. O la vida marina que teje a través de los arrecifes y se asoma desde cúpulas submarinas y naufragios.

8. A comer

La comida maltesa es abundante, rústica y deliciosa. Llénese de pastizzi (parcelas de ricotta o guisantes blandos con especias), encimera biz-zeijt (un sándwich de estilo maltés con pasta de tomate y una variedad de ingredientes). Luego busque un bocado de bragioli (aceitunas de res), pastel de lampuki (pastel de pescado), stuffat tal-fenek (estofado de conejo), bebbux (caracoles cocidos en tomate, ajo, vino y perejil), aljotta (sopa de pescado) o gbejniet (queso de oveja o leche de cabra). ¿No es un comedor de carne roja? Hay una variedad infinita de platos locales de pasta, mariscos y verduras para deleitarse.

9. Vida nocturna sobre vida nocturna

Malta se está haciendo un nombre en la pista de clubes de Europa. Piense en los bares de cócteles con un gran interés en la mezcla, además de clubes nocturnos, bares en la azotea, bares de vinos, playas de fiesta, lugares al aire libre y conciertos de verano en todas partes. En resumen, los noctámbulos se sentirán más que atendidos.

10. El paraíso de un fotógrafo

Malta puede traducirse como “no se puede tomar una mala foto”. Recuerda, este es un país de playas dignas de tarjetas postales continuas, calles sacadas de las páginas de una novela, además de rincones perdidos, comidas increíbles, lugares históricos, reinos submarinos y gloriosos amaneceres y puestas de sol. Tu feed de Instagram nunca se ha visto tan bien.

¡Explora Malta este verano!Más información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes