Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 Razones para hacer un Gap Year ahora

10 Razones para hacer un Gap Year ahora

 

GAP YEAR (GÆP JɪR)
sustantivo

  1. una muy buena forma de triunfar en la vida.
  2. un período, a menudo antes, durante o después de la universidad, en el que una persona se toma un tiempo para viajar por el mundo, aprender idiomas, hacer trabajo voluntario o prácticas.

 

Un año sabático es un regalo que perdura y que te hará ser una mejor persona. Estas son 10 de las razones:

1. Mejora tu rendimiento académico

Esta lista no sigue un orden de preferencia, pero esta es una de las mejores: tomar un año sabático puede mejorar su rendimiento académico. Se podría pensar que viajar por el mundo durante meses te atrasará en los estudios, pero no se podría estar más equivocado: los estudiantes que se tomaron un año sabático en realidad mejoraron sus calificaciones. Tomarse un descanso, buscar tu trayectoria profesional y empezar los estudios renovado, centrado y cargado de motivación puede hacer maravillas en el rendimiento.

2. Mejora tu dominio lingüístico

Saber otro idioma es una de las mejores habilidades que se pueden tener: prácticamente, te da superpoderes potenciando tu capacidad intelectual, mejorando tus posibilidades de empleo y aumentando tu confianza. Por supuesto, podrías simplemente aprender un idioma en la escuela, pero, ¿por qué no vivir genuinamente el idioma? Sumergirse en una nueva cultura y hablar el idioma las 24 horas mientras nos mezclamos con los locales y viajamos por el mundo es una forma segura de dominar el idioma y de aprovechar todos los beneficios del bilingüismo y de estudiar en el extranjero.

3. Mejora tu satisfacción laboral

Los estudiantes que han tomado un año sabático dicen tener una mayor satisfacción laboral. Puede que esta no sea la mayor prioridad al empezar los estudios, pero es muy importante: una vez que te unas al mundo laboral, ahí es donde vas a pasar la mayor parte de su tiempo, por lo que tener una carrera profesional y un trabajo que te haga feliz –incluso los lunes– hará que la vida tenga mucho más sentido. Tomarte algún tiempo para encontrar una carrera profesional adecuada a tus habilidades, pasión y talento, y desarrollar después sobre ello una experiencia y unos estudios podría marcar una gran diferencia más adelante en la vida.

4. Conviértete en un Ciudadano Global

Vivimos en un mundo conectado y lo más probable es que vayas a tener que trabajar con personas de otros países. Ser consciente y aceptar que las cosas se hacen de forma diferente en otras culturas es increíblemente importante y una aptitud que se adquiere mejor mientras se conoce el extranjero. Pasar tu año sabático en el extranjero te ayudará a entender que todos somos diferentes pero iguales, te hará ser más consciente de tu lugar en este mundo y te dará una nueva perspectiva sobre cultura, idiomas y personas. Los estudiantes que se toman un año sabático saben lo que significa ser un ciudadano global, y tienen la experiencia que lo respalda.

5. Mejora tu consciencia financiera

Esta es una expresión que impresiona por igual a padres y empresas: consciencia financiera. ¿Adivinas qué puede proporcionarte este conocimiento? Un año sabático, justo eso. Cuando tienes que administrar un presupuesto para medio año mientras viajas por el mundo, no te queda más opción que convertirte en un experto en el control de gastos, el ahorro en los lugares adecuados y la asignación de dinero para diferentes actividades. Saber cómo manejar el dinero y los presupuestos hace más fácil ser un adulto, es una competencia importantísima que se perfecciona de forma mucho más divertida explorando el mundo.

6. Cultiva tus competencias sociales

Comunicación intercultural, capacidad para resolver problemas, adaptabilidad; cualquier competencia social que suene bien la puedes hacer crecer durante un año sabático. El don de gentes y la inteligencia emocional son el último grito en lo que se refiere a empleabilidad: dan un aspecto impresionante al currículum, así que cuantas más tengas, más vas a destacar. Tomar un año sabático también te dará una experiencia personal (internacional) que vas a necesitar cuando hagas solicitudes de acceso a universidades o busques trabajo después de acabar los estudios.

7. Mejora tus posibilidades de empleo

A algunas personas les preocupa que un hueco en su currículum pueda perjudicar sus posibilidades de empleo, todo lo contrario, amigos míos. Todo consiste en cómo comercializar ese hueco: doce meses en los que hayas trabajado como voluntario en los Estados Unidos, hayas hecho prácticas en Barcelona, hayas adquirido fluidez con el inglés y el español a lo largo del camino y hayas desarrollado un sinfín de competencias sociales harán que tu currículum destaque y te sirva de forma excelente para romper el hielo en todas las entrevistas de trabajo que consigas.

8. Evita el desgaste académico

Dependiendo de la edad que tengas, has ido a la escuela durante casi tanto tiempo como recuerdas. Es momento para un descanso: el desgaste académico es algo serio, porque los estudiantes sufren una enorme presión para elegir sus carreras y rendir en los estudios y en la vida. Muchas universidades son conscientes del peligro de agotamiento y animan a los estudiantes a que se tomen un tiempo para averiguar lo que desean hacer, para adquirir competencias específicas que les ayudarán en los estudios y el trabajo, y por último, pero no menos importante, para tener un tiempo de descanso en el que no importen las notas y los plazos. Y no acaban ahí las buenas noticias: el 90 por ciento de los estudiantes que toman un año sabático regresan a los estudios y lo hacen con más motivación y entusiasmo.

9. Explora y encuentra tu lugar

Puede ser difícil encontrar una especialidad, elegir una carrera y convertirse en adulto. Cuando eres veinteañero (y, reconozcámoslo, treintañero) muchas cosas están cambiando en tu vida mientras que te desenvuelves en un mundo que se transforma a una velocidad increíble. Es una época en la que tienes que tomar decisiones que afectarán una gran parte de tu vida: tomarte un tiempo para averiguar qué te hará feliz durante los próximos 10 a 20 años puede marcar una gran diferencia. Un año sabático puede ayudarte a probar cosas diferentes y te ayudará a saber o a confirmar qué (o qué no) deseas hacer, siempre que no tomes un tiempo libre sin un objetivo claro, asegúrate de saber qué quieres obtener de tu tiempo libre.

10. Pásatelo como nunca

Con suerte, viajarás, conocerás sitios y vivirás aventuras durante tu año sabático, porque es una forma estupenda de aprender sobre uno mismo y sobre el mundo mientras que te conviertes en un increíble superhéroe lleno de confianza que triunfa en la vida: es una época en la que se crean recuerdos inolvidables y pasan cosas extraordinarias, además de que haces amigos de todo el mundo. Asegúrate de disfrutar cada segundo y de pasártelo como nunca, para eso son los años sabáticos.

Empieza a planificar tu Gap Year Aprende Más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Carrera