Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 Consejos para que un vuelo largo sea agradable

10 Consejos para que un vuelo largo sea agradable

Además de las botellas de catsup apachurrables y los post-its, volar es probablemente uno de los mejores inventos que se hayan hecho: te subes a un avión y unas horas más tarde pones los pies en un lugar donde todo – desde el idioma, hasta la comida o el clima – es diferente. Dependiendo de cuánto duren esas «pocas horas», tendrás que sentarte relativamente inmóvil en un espacio bastante estrecho durante bastante tiempo. Echa un vistazo a nuestros 10 consejos para que tu próximo viaje transcontinental o transoceánico pase volando.

1. Haz tu equipaje de mano

Si quieres tener buen aspecto y sentirte bien después del aterrizaje, recomendamos que metas en tu equipaje de mano las siguientes cosas en tamaño de viaje: un cepillo y pasta de dientes – porque cepillarte los dientes te hace sentir despierto y descansado –, desodorante, bálsamo labial y loción para asegurarte de que tu piel resplandezca aunque haya sequedad en el aire o te afecte el jet lag. Aparte de los artículos de tocador, asegúrate también de llevar una pluma y la dirección del lugar en donde te vas a quedar (la primera noche), para que puedas rellenar todos los formularios de inmigración sin tener que molestar a los asistentes de vuelo.

2. Lleva accesorios y duerme

Mejora tu confort con tapones para los oídos, un antifaz de ojos y unos audífonos que no permitan el paso de ruido. Todo esto, además de tu almohada para el cuello, te ayudará a relajarte y a acurrucarte tanto como puedas en un asiento de clase económica, y aumentará la probabilidad de que consigas dormir algo. A menos que no quieras dormir y te centres en la pequeña pantalla que tienes en frente…

3. Disfruta el entretenimiento

El tiempo vuela cuando se ven películas y programas de televisión. Muchas compañías aéreas te dejan ver en línea una selección de películas, así que puedes planear tu itinerario de entretenimiento o complementarlo con tu propia colección. Aunque las películas son perfectas para distraerse y disfrutar, existe la pequeña posibilidad de que el sistema de entretenimiento del vuelo no funcione: ten siempre un plan alternativo, como un libro, juegos en la compu, películas o música, para que no tengas que saber lo que se siente ver el respaldo del asiento de enfrente durante ocho horas.

4. Ten en cuenta el espacio para las piernas

El equipaje de mano es fantástico. Hasta que lo tienes que poner debajo del asiento delante de ti y el espacio, ya limitado, para las piernas se vuelve prácticamente inexistente. Asegúrate de poner todo tu equipaje en el compartimiento superior, para que puedas estirar las piernas y los pies a menudo, y sin mucha dificultad.

5. Lleva ropa cómoda

La comodidad es clave cuando se vuela durante horas, así que envuélvete en capas de ropa de la que te pones en tu casa cuando pasas toda la tarde del domingo tirado en el sillón. Ya sabes, sudaderas, bufandas (que sirvan como manta o como almohada cervical) y un par extra de calcetines para que tus pies estén calentitos y felices. Si no quieres llegar a tu destino con aspecto de llevar puesto un pijama, sólo tienes que poner en tu equipaje de mano un par de mudas y cambiarte después del aterrizaje.

6. Estírate y camina

Estar sentado durante horas no solo es incómodo, también puede causar peligrosos coágulos de sangre. Trata de levantarte y caminar, estira tus músculos tan a menudo como puedas, ¡siempre haciendo caso de la señal de abrocharse el cinturón, por supuesto! Algunas líneas aéreas sugieren ejercicios en la revista de abordo o en uno de los canales de televisión. Si no tienes ninguna inspiración, siempre puedes girar tu torso, rodearte con tus brazos, estirar las piernas, girar tu cabeza y tus tobillos o levantarte y botar sobre las puntas de los dedos de los pies.

7. Hidrátate y rehidrátate

Bebe. Mucha. Agua. Volar deshidrata tu cuerpo, así que tienes que beber más que si estuvieras en tierra. No esperes a tener sed y tener que saltar por encima de los demás pasajeros para llamar la atención de los asistentes de vuelo. En vez de eso, compra o lleva una botella reutilizable de agua que puedas rellenar después de pasar por el control de seguridad y bebe también el agua que sirven en el avión. Aléjate de las bebidas con cafeína y del alcohol, porque deshidratan el cuerpo y hacen que sea más difícil dormir. Puedes llevar algunos aperitivos ligeros (frutas, frutos secos, galletas saladas), para que no tengas hambre entre las comidas.

8. Haz ejercicio antes de volar

Para estar sentado en un avión durante horas, lo ideal es sentirse relajado y puede que un poco cansado: la actividad y el ejercicio antes del vuelo puede ayudar a esto. No nos referimos a echar una carrera enloquecida hasta la puerta de embarque, sino a hacer ejercicio, nadar algo o ir a correr o a caminar rápido antes del viaje. Si no tienes tiempo, también puede ayudar caminar por el aeropuerto.

9. Aprende algunas frases en el slang local

Aprender un nuevo idioma no es sólo una buena forma de pasar el tiempo, también hará mucho más fácil tu vida después del aterrizaje. Puedes usar un libro, guardar algunos archivos de audio en tu teléfono o ver vídeos en tu tableta y saludar a los funcionarios de inmigración, taxistas y recepcionistas como si fueras un lugareño. Si un idioma te parece poco desafío, intenta aprender algunas frases en el idioma de cada uno de los países que estés sobrevolando.

10. Conoce a tus vecinos

Empezar una conversación con la persona de al lado no siempre funciona, pero vale la pena intentarlo, nunca sabes a quién tienes sentado a tu lado y en los aviones se inician muchas amistades, negocios y planes de viaje. Además, una vez que te hayas presentado y hayas conseguido charlar un poco, pedir a tu compañero de asiento que te recomiende películas o que te dé la galleta que no se ha comido se vuelve mucho más fácil.

 

Explora el mundo con EFAprende Más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes