Perspectivas sobre la formación de idiomas para empresas 

Caso práctico de EF: Superar los desafíos del cambio organizacional

“Como empresa privada, necesitábamos algo más que un proveedor y EF se convirtió justo en el socio que buscábamos. ¡Recibimos tanto apoyo con nuestro programa de formación y desarrollo que se convirtieron en parte de nuestro equipo! No tengo otro proveedor con el que trabajo de la misma manera”.

Diversey, Inc. es un proveedor de soluciones inteligentes y sustentables para productos de limpieza e higiene. Con sede en Carolina del Norte, EE. UU., Diversey trabaja a nivel internacional y cuenta con 9.000 empleados en todo el mundo. Hoy ya es una compañía independiente pero la organización ha pasado por muchas fases de transformación en los últimos años ya que han pasado por varias formas de propiedad. La última adquisición se realizó en 2017, cuando Bain Capital Private Equity compró la división Diversey Care para ser administrada como una empresa independiente.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Melissa Narron, Directora de Proyectos de Recursos Humanos, y a Deanne Kissinger, Directora de Talento de Diversey, para descubrir cómo gestionaron una iniciativa de formación y desarrollo: la formación corporativa en idiomas, durante la transición.

Fuera lo viejo, bienvenido lo nuevo

Cuando Bain Capital compró Diversey, los presupuestos eran ajustados. Era necesario implementar un presupuesto desde cero para reconocer lo que era esencial para el negocio. Los presupuestos de formación y desarrollo estaban centralizados en lugar de localizados, como había ocurrido antes de la adquisición. “Esto era completamente nuevo para nosotros, ya que anteriormente no podíamos saber cuánto se estaba invirtiendo en formación y desarrollo a nivel mundial”. “Una vez que nos separamos como una empresa independiente, tuvimos que consolidar todos los presupuestos en uno solo para poder ver lo que estaba sucediendo a nivel mundial. Esto representó un cambio de mentalidad importante, ya que tuvimos que entender las necesidades de negocio, reconocer quién necesitaba formación y determinar qué era lo más importante para cada función y departamento. Necesitábamos ver la foto completa”.

Identificando las necesidades del negocio

Después de revisar el gasto global en formación en idiomas, quedó claro para el equipo global que la formación en inglés era una gran inversión en todo el mundo y que la organización se beneficiaría de un nuevo enfoque. Diversey tenía muchos proveedores diferentes para los programas de formación en idiomas en diferentes regiones, lo que significaba que no había coherencia en la calidad, el coste, la facturación o el seguimiento del ROI de los programas. Además, los directores de recursos humanos no pudieron identificar qué miembros del personal requerían formación en idiomas y, a menudo, ofrecían formación como un beneficio en lugar de considerarla como una inversión estratégica. Había una necesidad urgente de definir las necesidades del negocio y comunicarlo a toda la organización.

“Muchos de nuestros equipos aceptaron la idea de que la formación en inglés no era simplemente un beneficio social, pero realmente no entendían que lo identificáramos como una necesidad empresarial. Por ejemplo, si un empleado recibe ocasionalmente un correo electrónico en inglés, el responsable de recursos humanos vería una necesidad empresarial ahí, independientemente de la frecuencia con la que esta persona necesite hablar o usar el inglés. Por tanto, existían maneras para hacer que nuestros empleados comprendieran que si alguien recibe correos electrónicos en inglés con frecuencia o tiene interacciones cara a cara en inglés, esto lo consideramos una necesidad empresarial”.

Al definir a la audiencia para la formación en idiomas, priorizaron a los empleados en puestos de trabajo con contacto directo con el cliente, seguidos por los empleados en funciones globales que debían comunicarse internacionalmente en inglés. “Nos fijamos en los equipos locales de servicio de atención al cliente de todo el mundo e identificamos quiénes se encontraban en el nivel en el que, por protocolo, podrían tener que atender una llamada en inglés y, por consiguiente, requeriría formación en dicho idioma. En lugar de formar a un grupo de 20, lo reducimos a 3 “.

Elegir al proveedor adecuado

Como empresa de capital privado, Diversey considera varias opciones cada vez que busca un proveedor en el mercado. Queríamos saber más sobre su proceso para elegir al proveedor de formación lingüística adecuado.

Como la mayoría de otras compañías, buscaban una estructura de costes simple que tuviera sentido. “Fue un proceso largo, pero llegamos allí. Investigamos a los principales proveedores de formación, y hubo un par de cosas que realmente nos gustaron de EF. El coste era un aspecto muy importante para nosotros, ya que los presupuestos eran ajustados. Trabajando con EF, logramos reducir los costos en un 70% anual. ¡Es una gran victoria poder decir que hemos logrado consolidar nuestros proveedores y ahora podemos hacer un seguimiento de nuestros costes! ”

“El hecho de que EF lleve en el mercado más de 50 años, y no haya tenido problemas para trabajar con nuestro complejo entorno con diferentes idiomas y ubicaciones, es algo que realmente marcó la diferencia. Además, nos encantó trabajar con el equipo de EF. Como compañía independiente, realmente necesitábamos un socio que nos brindara apoyo constante, en lugar de solo escuchar frases del tipo: “Aquí está nuestro sistema, descífrelo usted mismo.”

“Hemos trabajado muy alineados y nos comunicamos tan a menudo con EF que hasta un compañero me preguntó dónde se sentaba el Responsable de Gestión de Clientes de EF ¡porque todo el mundo pensaba que trabajaba para Diversey!”

Conseguir la participación de los centros locales

Como cada equipo regional había gestionado previamente los proyectos de formación y desarrollo a su manera, era esencial que el equipo central explicara por qué ciertos programas de formación se estaban eliminando o modificando. La manera de fusionar todos los programas de formación en idiomas en un solo proveedor de formación global fue sólida. Diversey pudo proporcionar datos e información que los mercados locales no tenían anteriormente.

La realización de una evaluación de competencias estándar para toda la organización permitió a los responsables de formación seleccionar a los estudiantes adecuados para inscribirse en el programa, y por otra parte, el sistema de reportes de EF permite realizar un seguimiento único del progreso del alumno y ayuda a medir el retorno de la inversión a escala global.

“Poder conocer el nivel en el que las personas comienzan la formación y el nivel que deben alcanzar al final del programa, fue increíblemente beneficioso para nosotros”.

Los empleados en ciertas regiones se resistían inicialmente a un curso de formación de idiomas online porque estaban acostumbrados a realizar cursos presenciales en varias escuelas y universidades. Sin embargo, la falta de flexibilidad en términos de tiempo y de ubicación de las clases implicaba en muchas ocasiones lecciones perdidas. El cambio al nuevo programa de formación online permitió a los alumnos estudiar donde querían y a su propio ritmo. Sin alterar sus horarios de trabajo o sus vidas personales.

“Llevamos un tiempo utilizando un Programa de formación en idiomas con EF para más de 350 estudiantes. Podemos afirmar que nuestros empleados están comprometidos con su formación online más que nunca. Sinceramente creo que están aprendiendo y desarrollándose y su percepción de la formación online ha cambiado por completo. Esto es importante porque esta percepción es una realidad para la mayoría de nuestros empleados”.

Explora nuestros programas de formación Descubre más

Comparte este artículo